Cada vez se hace más necesario estar en contacto con nuestros clientes para poner en valor la empresa, mejorar las ventas y propiciar la fidelización,  y el correo electrónico es el principal medio de comunicación en el mundo. Todos lo usamos, y está comprobado que es una de las acciones online más repetidas en las primeras horas de la mañana.

Siendo así, no debería parecernos extraña la alta efectividad que tienen las campañas de Email Marketing. Veamos algunas cifras.

Según un estudio de 2017 realizado por Radicati Group, existen 3.700 millones de usuarios de correo electrónico y cada día se envían, y reciben, 269.000 millones de emails.

Es evidente que la competencia por la atención es enorme, y aún así el correo electrónico es una valiosa herramienta de comunicación, uno de los canales de venta más efectivos que existen en este momento, además de presentar un ROI 5 veces mayor que el resto de canales.

 

Email Marketing ROI

Fuente: emarketer

 

Pero poner en marcha una campaña de email marketing no es sencillo. Si no envías las comunicaciones adecuadas terminarás perdiendo clientes o suscriptores. El 66% de las personas que cancelan una suscripción lo hacen porque los mensajes que reciben no están alineados con sus intereses.

Por este motivo es importante no utilizar este canal sólo desde una perspectiva de venta, aunque sea el fin último con el que lo utilicemos.

Los email deben servir a la empresa para generar el engagement y confianza necesarios para que el usuario se enamore de la marca.

Conseguir un contacto no es fácil. No podemos arriesgarnos a perderlo. Por eso debemos cuidar las comunicaciones que mantenemos con nuestras listas de correo, porque es la forma de conseguir que las ventas acaben llegando.

Saber en qué momento y a quién se le debe hacer una determinada propuesta será clave para éxito de las campañas de Email Marketing. Así que no te impacientes y trabaja adecuadamente con tus listas.  Si tomas las decisiones correctas, llegarán las conversiones.  ¿O tú no eres de los que compra, en el momento que lo necesita,  a aquellas marcas en las que confías?

 

Efectividad del Email Marketing

Una campaña de email marketing siempre debería estar sustentada en el concepto de permission marketing presentado por Seth Godin en 1999 en su libro  Permission Marketing: Turning Strangers into Friends and Friends into Customers.

Cuando eres una pyme necesitas concentrar tus esfuerzos publicitarios. Qué mejor forma de hacerlo que dirigiéndote a aquellos que ya han presentado un interés previo por lo que ofreces y, además, te han facilitado sus datos para que vuelvas a contactar con ellos.

En este punto, si pensamos en el proceso de compra por el que pasa un consumidor, nos damos cuenta de que nuestro receptor ya ha avanzado dentro del mismo: ha detectado una necesidad presente o futura, ha investigado y, entre las opciones existentes en el mercado, ha elegido tu producto o servicio como una posible solución a la misma. Tus emails, para este receptor, serán relevantes. ¡Ya tienes terreno ganado!

Pero vayamos una paso más allá.

Si anteriormente has enviado emails a este usuario y has realizado el seguimiento de sus acciones, sabrás en qué fase se encuentra en su proceso de decisión. Sabrás, además, qué comunicaciones le han resultado más interesantes y cuáles no han despertado su interés.

Teniendo estos dos puntos en cuenta, la predisposición del usuario a estar en contacto con nuestra marca y el conocimiento que vamos adquiriendo él, es fácil entender por qué el Email Marketing es una poderosa herramienta de venta y fidelización.

Un ejemplo claro sobre cómo el conocimiento del cliente influye en la efectividad de las conversiones de este canal podemos verlo en Amazon. ¿Cuántas veces te ha sugerido un libro o un producto que no esté alineado con tus intereses? Pocas o ninguna. En cambio, ¿contacta contigo cuando no tiene nada que comunicarte o para ofrecerte artículos que no son relevantes para tí? Según mi experiencia, no.

Cada email que recibes de esta compañía está personalizado: localización, compras anteriores, gasto realizado, género… Y es esa personalización la que hace tan efectiva su estrategia.

No vayas a pensar que esta forma de actuar está totalmente fuera de tu alcancen. Actualmente existen muchas herramientas que permiten automatizar los envíos, analizar el comportamiento de los suscriptores y la efectividad de tus campañas. Y aunque son herramientas de pago, si estás empezando y quieres arrancar por tu cuenta,  tendrás más que suficiente con las versiones gratuitas que te ofrecen.

Es más, mi recomendación respecto al software siempre suele ser la misma: antes de suscribirte o comprar, prueba. Después elige aquel con el que te sientas más cómodo trabajando, no el más recomendado.

 

5  Puntos a tener en cuenta para crear tus campañas de Email Marketing

Para que tus emails tengan un impacto positivo en los receptores deberías estar atento a ciertos aspectos fundamentales:

 

1. Establecer un objetivo

No te lances a enviar emails sin tener claro qué quieres conseguir con ellos. Piensa en lo que necesitas para hacer crecer tu proyecto y después decide cómo puedes obtenerlo a través de una campaña Email Marketing. Pueden ser suscripciones, ventas, reputación… Y una vez decidido, define la forma en que vas a medir el éxito de la campaña.

 

2. Aportar valor

Como hemos comentado antes, las comunicaciones que envías a través de email deben estar alineadas con tus objetivos de negocio pero, para que tengan éxito, es aún más importante que sean relevantes para quien las recibe.

  • Si estás trabajando en una campaña de venta, diseña una oferta atractiva y fácil de entender.
  • Si estás trabajando en el envío de contenidos, éstos deben ser lo suficientemente relevantes para tu target, lo que nos lleva al siguiente punto.

 

3. Segmentar

Si segmentas correctamente puedes alcanzar un 39% más de aperturas y un 28% menos de abandono de tus campañas, así que crea distintas listas e incluye en ellas a los usuarios en función de sus intereses, tipo de cliente, según sus respuestas a emails anteriores, geografía o funciones en la empresa. Después, diseña emails que conecten con cada uno de estos perfiles.

 

4. Personalizar

La personalización te ayudará generar lealtad hacia tu marca y para ello es importante el paso previo que hemos comentado, la segmentación.

La forma más básica de personalización es incluir el nombre de la persona que recibe el email. Algo muy sencillo de implementar gracias a las herramientas de email marketing.

Otra práctica muy conocida es la de  escribir a tu suscriptor en fechas importantes como su cumpleaños, quizá para presentarle una oferta o enviarle un regalo en forma de cupón o descuento.

Pero dependiendo del software que utilices, también podrás realizar personalizaciones mucho más sofisticadas, como por ejemplo links diferentes según el suscriptor, o diseños diferenciados dependiendo de la localización geográfica en la que se encuentre.

 

5. Facilitar la conversión

El objetivo de tus mails no es vender de forma directa, sino que el receptor haga click en un enlace que le traslade al lugar en el que puede cerrarse esa venta.

Por ese motivo, si en tu email pides al usuario que realice una acción que le va a proporcionar un beneficio o con la que va a obtener tu producto, debes asegurarte de que se le redirigirá al lugar correcto: una página en la que podrá comprar, registrarse u obtener la descarga prometida de la forma más sencilla posible.

 

Redacción de emails

La correcta redacción del email será tu última tarea, pero no la menos importante. Deberás trabajar bien estos dos bloques: asunto y cuerpo del mensaje.

1. Asunto

Como puedes imaginar, tu título debe destacar en la bandeja de entrada,  así que no elijas uno rápidamente. Tómate todo el tiempo que necesites para crear ese título que no pase inadvertido e invite al receptor a abrir tu correo.

Algunos trucos que funcionan:

  • Plantear una pregunta,  ¿Quieres conseguir mil suscriptores en un mes?
  • Despertar curiosidad,  ¿Sabes por qué te eligen tus clietnes?
  • Crear expectativas utilizando palabras como “truco”, “cómo..” o cifras,  Diez trucos para conseguir un look de fiesta perfecto.
  • Crear sentimiento de urgencia,  ¡Última oportunidad! Nuestra oferta  xxx termina hoy
  • Recuerda que debes describir en pocas palabras el valor del contenido. Se recomienda usar 50 caracteres o menos.
  • Otro aspecto a tener en cuenta es la originalidad. No temas ser tú mismo. Y si te apetece ser divertido, adelante,  estoy segura de que funcionará bien.

Justo hace unos días recibí este email de Hubspot. Tras leer el asunto era imposible no abrirlo, ¿qué habrías hecho tú?

Asunto 1

 

  • Respecto a las mayúsculas, mejor evitarlas, pueden hacer que tu correo acabe en la carpeta de spam, además de estar comprobado que el índice de apertura con asuntos en mayúscula es menor.
  • Y un último detalle: Usa de corchetes siempre que aporten valor. Ayudan a destacar el tipo de email que has enviado: [Suscripción], [Newsletter], [Guía], [Acceso a webinar]…

 

2. Redacción

  • Cuando empieces a redactar, evita las introducciones largas. Ve al grano.  Tu interlocutor tiene poco tiempo y es necesario que empieces a interesarle lo antes posible  o acabará cerrando el correo.
  • El texto, evidentemente, tiene que estar alineado con lo redactado en el asunto. Su extensión no debería superar las 80-100 palabras distribuidas en de 2 o 3 párrafos.
  • Durante la redacción, habla en segunda persona y céntrate en los beneficios, no en las características de tu producto o servicio.
  • Y por último, no olvides incluir un CTA. Una llamada a la acción clara y visible.
  • Bonus: “Treat the reader’s time as more valuable than your own”  cita de Josh Bernoff, en su libro Writing Without Bullshit

 

______________________________

Hasta aquí algunos aspectos clave enla elaboración de emails pero si te has quedado con ganas de más no dejes de vistar estos otros artículos:

 

Photo by Unsplash

 

Pin It on Pinterest

Share This