fbpx

Sí, post 1. Porque esto de que no inviertas en marketing digital no puede contarse en una sola entrega. Bueno, sí que se puede, pero sería demasiado largo y acabarías aburriéndote. Justo lo que no quiero que pase, porque espero que esta información te sirva para tomar las mejores decisiones en el futuro.

Y al contrario de lo que puede parecer, el objetivo de esta serie de post cortos no es persuadirte de que no inviertas en marketing digital, pero sí que tengas claro que sin haber cubierto una serie de requisitos – o pasos previos, como prefieras llamarlos- es mejor no lanzarte a hacer acciones de marketing online. A no ser que quieras perder el tiempo o el dinero.

¿Por qué te digo esto? Porque a lo largo de este último año al frente de Métrica me he encontrado con multitud de casos que me hacen reflexionar sobre la forma en que algunas empresas invierten en marketing online: Sin tener claros cuáles son sus objetivos de negocio o lo que debe esperar de su agencia de marketing.

Y esto me preocupa por dos motivos: Por la repercusión que tiene en ti como cliente de una agencia o profesional del marketing, y por el impacto que tiene sobre las agencias y profesionales del sector.

No voy a etretenerte más. Hablemos de ello.

Yo lo que quiero es vender más

Yo también, de verdad. Pero esta no puede tu respuesta a la pregunta “cuáles son tus objetivos para el próximo año” si estás al frente de un negocio y eres el responsable de definirlos.

Mi consejo es que trabajes mucho y bien esta respuesta porque de ella depende la hoja de ruta que vas a marcar: Qué recursos o profesionales se necesitan para alcanzar objetivos, cuánto invertir, dónde, cómo hacerlo, cómo medir si estamos avanzando, cómo mejorar.

Cómo trabajar la definición de objetivos de negocio

Lo normal es que quieras que tu negocio sea más rentable, que te aporte mayores beneficios que utilizarás para crecer, invirtiendo más en él, y para vivir de forma más desahogada.

A partir de este punto que se supone común para todas las empresas -no se me ocurre para cuál no- deberías empezar a definir objetivos concretos para la tuya.

Piensa en qué áreas o aspectos de negocio necesitas o debes mejorar

No siempre se trata de aspectos económicos, aunque no nos engañemos: La rentabilidad es clave en cualquier proyecto y este será tu punto de partida.

Así que preguntate ¿Cómo puedo mejorar la rentabilidad de mi empresa?

  • Disminuyendo costes de proveedores
  • Disminuyendo el coste de adquisición de clientes
  • Incrementando el importe de compra o número de productos por cliente
  • Accediendo a clientes con mayor poder adquisitivo
  • Subiendo precios
  • Y muchos más que seguro que ya han empezado a pasar por tu cabeza.

Ya sabes qué necesitas. Ahora vamos a darle forma.

Define objetivos SMART

Lo habrás oído mil veces, pero nunca está de más recordarlo si aún no te has habituado a utilizarlos. Lo vemos con un ejemplo:

  • Specific – Específicos: Conseguir clientes nuevos con mayor capacidad de inversión en mi producto o servicio
  • Measurable – Medibles: 6
  • Attainable – Alcanzables: Entendemos que 2 al mes es razonable para ejemplo. Si no es así conseguirán desmotivarte a ti y a tu equipo.
  • Relevant – Relevantes: ¿Está alineado con mis objetivo de conseguir una mayor rentabilidad del negocio? Si.
  • Timely – Limitados en el tiempo: Un año.

Siguiente paso: Definir objetivos de marketing o marketing digital.

Si has dedicado tiempo a realizar el ejercicio anterior -no imaginas cuántas empresas o negocios no lo hacen- ya cuentas con una base sólida sobre la que seguir avanzando.

Ahora puedes ponerte en contacto con un profesional o agencia que te asesore sobre cómo convertir tus objetivos de negocio en objetivos de marketing o marketing digital y las acciones necesarias para conseguirlos.

Pero no cometas el error que comenten otras empresas: Llamar a la agencia o al profesional para decirle qué acciones de marketing necesitas porque eso, aún, no lo sabes.

En este punto, mi consejo es que recurras a una agencia que se tome tiempo en traducir tus objetivos de negocio a objetivos de marketing, que sea capaz de explicarte porqué te propone llevar a cabo una estrategia y acciones concretas y no otras.

Quizá este es un paso intermedio que no te habías planteado, pero estoy segura de que si te dejas asesorar estarás consiguiendo que tus inversiones en marketing digital sean mucho más rentables y beneficiosas para tu negocio.

Qué puedo esperar del consultor o agencia de marketing en este paso

Lo ideal es que te propongan un plan de acción con objetivos, estrategias y acciones que voy a clasificar en 3 tipos:

Básicas o indispensables, porque sin llevarlas a cabo no merece la pena poner otras en marcha. Por ejemplo, sería una mala inversión contratar publicidad para llevar tráfico a tu tu web si esta no está optimizada para convertir visitas en leads o clientes.

Necesarias: Aquellas se requieren para alcanzar objetivos. Por ejemplo, la adquisición de una licencia de software de automatización de marketing y su configuración, si se ha decidido empezar a trabajar el email marketing para incrementa el número de compras recurrentes a través de una estrategia de fidelización.

Deseadas: Aquellas que pueden dar un gran impulso al proyecto si se llevan a cabo de la forma adecuada, por ejemplo, invertir en alguna campaña publicitaria en Adwords en un momento concreto del año en el que sabemos que el nuevo público al que queremos acceder está más interesado en determinados productos o servicios. Estas acciones, en gran medida, dependen de presupuesto y recursos.

Conclusión

¿Cuándo vas al dentista le dices lo que debe hacer o sólo le indicas qué pieza te molesta?

¿Cuándo visitas a tu asesor financiero le dices cómo debe llevar tus cuentas o simplemente le explicas el problema que te llevado a verle?

Cuando inviertas en marketing digital ten claro tus objetivos. Sólo eso.

_______________________

¿Necesitas ayuda con la estrategia digital de tu negocio? Averigua cómo podemos ayudarte.

Pin It on Pinterest

Share This